Los automatas pigmeos de Stèvenard - El sitio de los autómatas y de los androides

Mago y mecánico francés coetáneo de Robert-Houdin, Stèvenard realizó algunos autómatas miniaturas que presentaba durante sus números de prestidigitación en un teatro de autómatas en París hacia 1850.

Stèvenard sobre todo fabricó pájaros artificiales que muchas veces se situaban en matorrales así como algunos androides instalados en la cima de péndulos. Entre esos últimos, describiremos: el escamoteador, el mago, la lección de canto y el flautista.

El escamoteador de Stèvenard : En un informe de la delegación obrera ginebrina durante la exposición universal en París en 1879, el Señor Henri Dey escribió a propósito del autómata de Stèvenard :
" Sobre uno de ellos (los péndulos de Stèvenard), se encuentra un pequeño escamoteador situado detrás de una mesa, y que tiene a su lado un velador sobre el que hay tres cubiletes que utiliza para hacer aparecer y desaparecer bolas cuyo tamaño es el de un peso. Después del número de las bolas, el escamoteador toma otro cubilete más grande que el anterior, lo tira en la mesa y lo levanta en seguida para que se vea un huevo de plata cuyo tamaño es el de una avellana. Después, el huevo se reparte en dos partes y sale un pájaro, grande como una mosca, y que está aleteando y gorjeando su canción; después de que el huevo encierra el pájaro y desaparece con él dentro de la mesa.
El escamoteador de Stèvenard - El sitio de los autómatas y de los androides
"El escamoteador",
un autómata de Stèvenard
El escamoteador de Stèvenard - El sitio de los autómatas y de los androides
El escamoteador de Stèvenard - El sitio de los autómatas y de los androides.
El escamoteador de Stèvenard - El sitio de los autómatas y de los androides.
"El escamoteador", un autómata de Stèvenard

Como tercer acto, el cubilete mágico revela a un pequeño polichinela que diverte al público con sus brincos, y desaparece a su vez. Después, el escamoteador da las gracias a los espectadores por sus gestos ".

Olivier ROUX, especialista de los instrumentos de música mecánica y creador de un cierto número de autómatas, da las precisiones siguientes : " Según la riqueza y variedad de su programa, ese autómata-androide de Stèvenard es el más pequeño ya conocido.

El pájaro silbador que contiene el huevo de plata es dos veces más pequeño que los que se encuentran habitualmente en los tragaluces.

Su programa, de unos 10 minutos, es el más largo de todos los que he podido observar. Esta duración excepcional se debe al hecho de que el cilindro de levas evolua no sólo en rotación, sino también por desplazamiento lateral, y eso decuplica la lectura de esas.

Que yo sepa, el juego de flautas de plata maciza de la serinette (organillo a cilindro) no tiene otro ejemplo.

La suavidad y el ritmo armonioso de los gestos, sin sacudida alguna, son extraordinarios.

Hemos recibido el objeto junto con un documento descriptivo técnico completo escrito por la propia mano de Stèvenard. Esta rarísima particularidad permitirá al restaurador encargado de hacer funcionar de nuevo el autómata, seguir un método claro y metódico.

Señalamos finalmente que la inscripción de las notas sobre el cilindro de la caja de música, escondido dentro del pedestal del péndulo, es extraordinaria, así como sus calidades acústicas ".

El mecanismo de la serinette en el escamoteador de Stèvenard - El sitio de los autómatas y de los androides
Mecanismo de la serinette
El mago : Según un artículo de A. De Bersaucourt de 1920, Alfred Chapuis nos describe el autómata de Stèvenard de la manera siguiente :
"Stèvenard había creado hacia 1850 un Mago que había puesto en un pequeño templo sostenido por un mueble de ébano esculpido. A partir de un cajón en el que previamente se situaban las fichas, se solteaba una de ellas en las que estaban escritas las preguntas que hacer, y se la confiaba a cuatro cisnes que iban a darla al nigromante. Ése, mientras se escuchaba una música agradable, dirigía los ojos hacia la persona que
El mago, un autómata de Stèvenard - El sitio de los autómatas y de los androides
El mago de Stèvenard

le había hecho la pregunta, consultaba su libro, y golpeaba con su varilla las puertas del templo; puertas que una vez abiertas, permitían ver una tarjeta de esmalte negro. Después, un diablillo aparecía y presentaba un vaso lleno de tinta de oro al nigromante que mojaba su varilla en ésa y parecía trazar la contestación en la tarjeta ".

"El mago",
un autómata de Stèvenard

La lección de canto de Stèvenard llamada " Señorita con el mirlo " : Una rica mujer oriental que mide unos quince centimetros acciona una serinette delante de un mirlo que tiene en el puño. Detalle notable : el pájaro es minúsculo pero, a pesar de su tamaño, mueve los ojos, el pico, la cabeza, las alas, la cola y silba.
La lección de canto de Stèvenard - El sitio de los autómatas y de los androides
La lección de canto de Stèvenard - El sitio de los autómatas y de los androides
La lección de canto de Stèvenard - El sitio de los autómatas y de los androides

El flautista :

Según un espectador de la época : "El vecino del prestidigitador de Stèvenard es un músico que mide 32 cm ... elegantemente vestido a la manera española; toca con la flauta las melodías más encantadoras de Rossini y Bellini, elevando y bajando los dedos con todas las reglas del arte".

El flautista de Stèvenard - El sitio de los autómatas y de los androides
El flautista,
un autómata de Stèvenard